Desde la Unión de Juventudes Comunistas en Extremadura, mostramos nuestras condolencias y brindamos nuestro apoyo a familiares y amigas/os del trabajador de 52 años muerto hace escasos días tras no haber podido soportar las heridas que sufrió trabajando para el servicio de mantenimiento  y conservación de zonas verdes de Mérida, cuya adjudicación pertenece a  la empresa FCC.
Exigimos al Ayuntamiento de Mérida que inicie una investigación para aclarar estos hechos ya que el mantenimiento y conservación de zonas verdes es una de las múltiples competencias que han adjudicado a empresas privadas, suponiendo esto un ataque frontal a los derechos y condiciones laborales de las trabajadoras, entre los que se incluyen, obviamente, la seguridad laboral.
Estamos hartas de ver cómo este sistema antepone las ganancias de las empresas a la seguridad y la vida de las trabajadoras; por lo que llamamos a todas las trabajadoras a unirse y a organizarse. Así mismo, insistimos en que la afiliación a los sindicatos y la solicitud de inspecciones de trabajo son siempre confidenciales.
 
MÁS PRECARIEDAD, MÁS EXPLOTACIÓN, MENOS DERECHOS: MÁS MUERTES EN EL CENTRO DE TRABAJO.