El 14 de abril de 2013 se cumple el 82 aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, desde la Juventud Comunista de Extremadura consideramos que es preciso honrar la memoria de todos aquellos que lucharon por defender la democracia, la libertad y los derechos y aspiraciones de la clase obrera y campesina.

Extremadura fue, y continua siendo, una de las regiones del Estado más castigadas por la corrupción y la avaricia de la clase dominante, por lo que la  II República, se convirtió en el referente de los trabajadores y de los desfavorecidos; en su lucha contra la oligarquía y la injusticia. Una lucha que se ejemplifica claramente en la oleada de ocupaciones de tierras llevada a cabo por miles de campesinos extremeños sin tierra, el 25 de Marzo de 1936.

Varios meses después de las ocupaciones, el 18 de julio, se produce el golpe fascista; la reacción de los poderosos ante las justas reivindicaciones de las masas populares. El pueblo extremeño, como no podía ser de otra manera,  se opuso encarnizadamente a la reacción, luchando con uñas y dientes contra el avance de los fascistas y su “columna de la muerte”; hasta que la trágica noche del 14 de agosto de 1936 los fascistas consiguieron romper la férrea defensa de la ciudad de Badajoz y entraron en ella dejando tras de sí un sendero de sangre y fuego. La represión franquista en nuestra región fue brutal, varios miles de republicanos cayeron a manos del enemigo, tanto en la defensa de las ciudades, como asesinados sádicamente en la plaza de toros de Badajoz a lo largo del día 15 de Agosto o los fusilamientos de finales del 37 y principios del 38 en la ciudad de Cáceres.

Por eso desde la UJCE queremos honrar la memoria de estos héroes de la libertad, miles de mujeres y hombres que entregaron sus vidas en defensa de nuestra región y la legitimidad republicana ante el avance de la sublevación franquista.  

Tampoco podemos olvidarnos de los cientos de republicanos que después de tantos años continúan desaparecidos o enterrados en fosas y cunetas, esperando la exhumación y una sepultura digna. La lucha de sus familias es  también la nuestra. Ninguno de ellos ha caído en el olvido ni lo hará nunca, por mucho que los opresores se empeñen en borrar sus nombres de la Historia.

Los jóvenes entendemos que el mejor homenaje que podemos hacer a estos héroes de la libertad es continuar con su lucha. Hoy más que nunca tenemos que seguir su ejemplo; Hoy más que nunca su lucha vive y su ejemplo nos da fuerzas para seguir peleando contra la injusticia y la tiranía.

Por eso, no podemos limitarnos simplemente a recordar a las víctimas de la represión y la barbarie franquista, sino que tenemos que continuar con su labor, tenemos que seguir peleando contra una monarquía corrupta heredera directa del franquismo.

 En los últimos 5 años la monarquía ha recibido en total 42.426.119 euros. Sin embargo esta cifra no se queda ahí, sino que hay que añadirle la cantidad de dinero extra que recibe en concepto de mantenimiento de sus palacios, mansiones, vehículos oficiales y viajes.

Todo esto, por no hablar de la cantidad de dinero público robado a través de los delitos económico-financieros llevados a cabo por el yerno del rey, Urdangarín en el caso NOOS , sobre el que cada vez hay más evidencias de la implicación de toda la monarquía española.

Mientras la Casa Real recibe este dineral y roba al pueblo español; a los sectores populares de la sociedad (trabajadores, parados, estudiantes, precarios) nos imponen multitud de recortes en servicios y derechos sociales, sanidad , educación, pensiones, casi 6 millones de parados, desahucios, suicidios…

 

Hoy día tenemos que apoyar y participar en las luchas sociales y populares como ya lo hicieron años atrás nuestros héroes republicanos. Hoy más que nunca es nuestro deber apoyar al pueblo en su batalla contra el capitalismo; es preciso articular un movimiento popular que nos permita continuar avanzando hacia un proceso constituyente como medio para lograr una  Tercera República. Reivindicamos una III República como marco en el cual se lleven a cabo los procesos de transformación de nuestra sociedad, dirigidos principalmente a la consolidación de una verdadera democracia donde exista una distribución  justa de la riqueza; donde queden abolidas las desigualdades sociales y la explotación; donde la soberanía sea del pueblo y para el pueblo, y no de los mercados, entidades bancarias y financieras que solo sirven a sus intereses económicos a través de gobiernos títeres que nos imponen políticas antisociales y reaccionarias con el apoyo y colaboración de la monarquía

Pero no podemos caer en el error de pensar que este proceso constituyente sea la meta de nuestro camino y que simplemente con lograrlo nuestros objetivos estarán cumplidos, todo lo contrario; el movimiento republicano tiene que ser la punta de lanza en nuestra batalla contra el capitalismo, un instrumento que nos permita avanzar hacia la construcción de un estado socialista, un nuevo modelo de estado que acabe con la pobreza, la desigualdad y la injusticia; Ese es el mejor homenaje que podemos hacer a nuestros compañeros caídos.

"¿Patriotas ellos? ¡No! Las masas populares, vosotros, obreros y antifascistas en general, sois los patriotas, los que queréis a vuestro país libre de parásitos y opresores; pero los que os explotan no, ni son españoles, ni son defensores de los intereses del país, ni tienen derecho a vivir en la España de la cultura y del trabajo."

José Díaz Ramos, La España Revolucionaria,
9 de febrero de 1936