Ayer, el Ayuntamiento de Mérida despedía a trabajadores públicos. Hoy, la policía local de Mérida cubría los accesos de los centros de trabajo municipales de donde habían sido despedidos estos trabajadores, controlando e identificando a quienes pretendían entrar. Debemos recordar que el acceso a los centros y dependencias públicas es un derecho de los ciudadanos, que no está sujeta a autorización administrativa, ni a ningún tipo de limitación, más allá de las propias del mantenimiento del orden público, que hasta la fecha no se ha visto perturbado. Por ello, Izquierda Unida Mérida ha exigido al alcalde Pedro Acedo que explique cuáles son los motivos que justifican la presencia de la Policía en los accesos a los centros de trabajo. 

Ésta es una muestra del miedo que tiene la burguesía y los gestores del capitalismo extremeño a la clase obrera. Estos no son simples recortes o simples despidos, es lucha de clases y ellos lo tienen muy claro. Los intereses de la oligarquía monopolista son antagónicos a los intereses de la clase obrera; los gobiernos gestores del Capital, legislan a favor de una, mermando los derechos y las condiciones de vida de la otra. Además cuentan con todo el aparato represivo del Estado para imponer sus intereses por encima de los intereses de los trabajadores; como vemos aquí claramente con la presencia disuasoria de la Policía Local en los puestos de trabajo que han sido arrebatados. 

Tenemos que tener muy claro, que cualquier ataque contra un trabajador, es un ataque directo contra nuestra clase entera; porque no son recortes aislados o medidas de "austeridad", como las llaman demagógicamente; son ataques generalizados a todas y todos los trabajadores para pagar la "deuda privada" a las oligarquías financieras. Nos exprimen a nosotros para seguir manteniendo la tasa de ganancia de la burguesía. 

Para parar todos estos ataques, sólo nos queda la organización de la clase. La solidaridad y la lucha conjunta contra cualquier despido o recorte social. Sólo la unidad de todos los trabajadores y todas las trabajadoras pueden pararle los pies al capitalismo monopolista y a sus gestores. En la lucha de clases sólo podemos vencer. Organízate y lucha.